///

Cómo conjugar el amor y la rabia (en un movimiento gaiano)

Montaje entre un sello indio conmemorativo de Bhagat Singh y una foto de Alex Wild de una hormiga soldado de la especie Eciton burchellii protegiendo a sus congéneres obreras.
Montaje de Casdeiro a partir de un sello indio conmemorativo de Bhagat Singh y una foto de Alex Wild de una hormiga soldado de la especie Eciton burchellii protegiendo a sus congéneres obreras.
Algunas personas que somos conscientes de que la construcción de las nuevas civilizaciones que reemplacen a esta que se nos cae a pedazos y que amenaza con llevarse a la Vida (a TODA ella) por delante, va a requerir inmensas dosis de amor pero también de rabia (como nos recuerda el lema de Extinction Rebellion, «Love & Rage»), nos obsesionamos pensando cómo podríamos conjugar ambas emociones. Pero quizás estemos buscando la respuesta en un ámbito demasiado estrecho, al dar por sentado que todas las personas implicadas en esta lucha de resistencia y construcción, de «emancipación y supervivencia» (Riechmann), debemos guiarnos por ambos sentimientos al mismo tiempo. Quizás la respuesta resida en una concepción dinámica, de alternancia táctica entre momentos de amor y momentos de rabia. O quizás incluso la respuesta esté más allá del individualismo y del concepto común hoy día de las sociedades humanas: puede que debamos aprender con humildad de sociedades del pasado o incluso de otros animales sociales, como los insectos, divididos en individuos dedicados a la lucha y otros a otras tareas más propias del cuidado y de lo que podríamos llamar amor. Esta reflexión, esta mirada a las hormigas soldado y a las hormigas obreras, me ha hecho recordar los planteamientos de la Deep Green Resistance y sus argumentos expresados en el polémico documental End:Civ de que el éxito de la estrategia de paz y amor de Mahatma Ghandi sólo pudo triunfar porque en paralelo existía la lucha violenta de Bhagat Singh y otros. Por supuesto, la rabia de XR y otros movimientos se intenta canalizar por vías no-violentas, pero habida cuenta de que todo apunta a que estamos en una guerra —cada vez menos disimulada— en la cual nos jugamos literalmente nuestra supervivencia, me pregunto cuánto tiempo pasará hasta que estallen las respuestas violentas y surjan los insectos humanos que cumplan el rol de soldados en este enjambre en defensa de Gaia.

1 Comment

  1. Para un soldado matar es una orden.
    La orden de defender un orden.
    Gaia es el orden que crea la simbiosis entre los sistemas de la vida y de la muerte.
    Un orden que no necesita soldados que lo defiendan, solo que se comprenda.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Lo último de Colapso