/////

Por qué no me creo el mantra institucional de la eficiencia

Computer wasteLa supuesta apuesta de nuestros gobiernos por la eficiencia no me merecerá la más mínimo credibilidad mientras no se prohiba por ley, para empezar, la obsolescencia programada en todo tipo de productos, tanto de consumo como industriales.

Las mejoras en la eficiencia (en uso de recursos y de energía) sólo podrán tener un papel que jugar para sacarnos de atolladero en el que estamos si previamente eliminamos la mayor de las ineficiencias: el propio sistema capitalista del usar-y-tirar, la sociedad de consumo de masas, la moda y la nociva industria del marketing.

La próxima vez que oigamos a algún líder político o empresarial llenándose la boca con lo de hacer bombillas más eficientes, lavadoras más eficientes, coches más eficientes, etc. etc. preguntémonos (¡preguntémosles!) de qué nos sirve si esas bombillas, lavadoras, smartphones u ordenadores nos duran cada vez menos, si están diseñados para durar poco y ser reemplazados por otros nuevos (¡aún más eficientes, eso sí!). ¿Dónde cojones está la eficiencia de semejante sistema?

(Y todo esto ¡sin acordarnos de San Jevons!)

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Lo último de Breves