A partir de la constatación de los límites biofísicos al crecimiento, no se puede ser pacificista sin ser anticapitalista. La razón es que sólo se puede pretender seguir creciendo a costa de hacer decrecer a los demás, de robarles sus recursos, de eliminarlos como competidores por las últimas migajas de los recursos finitos.

Capitalismo = Guerra

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Lo último de Breves