////

¿Es posible evitar el colapso? (Reflexión I)

Dándole vueltas a esa pregunta de cara a la jornada a la que me han invitado el 24 de abril en Madrid, me pregunto de qué colapso hablamos. Quizás, habituados al sistema único (pensamiento único, modelo económico único, cultura única) que ha traído la civilización del petróleo nos hemos acostumbrado a usar el singular, pero si algo terminará con el fin del petróleo (barato, en principio; más tarde el fin absoluto del uso del petróleo) será esa uniformidad, ese monolítico sistema-mundo que conocemos por diversos nombres, p.ej. la civilización industrial-capitalista. Con el fin de la globalización, los sistemas sociales y económicos dejarán de estar sincronizados e hipervinculados por flujos permanentes de materiales, energía, dinero y personas. Aunque no todos los flujos se rompan simultáneamente ni lo hagan a la vez en todos los lugares, sí que comenzarán a surgir de nuevo diversos sistemas (nuevos sistemas-mundo o sistemas-biorregión, quizás con más propiedad) que irán divergiendo cada vez más a medida que cada lugar del mundo deba buscarse la vida sin petróleo, sin mundialización, sin comercio internacional, sin export-import como base del desarrollo. Entonces ¿cabría hablar de el colapso o más bien de los múltiples colapsos, a diversos niveles y en diversos tiempos y lugares? El colapso no será simultáneo ni ubicuo: a diferentes ritmos, con diferentes profundidades, el modo de vida que conocimos durante el último siglo irán desapareciendo dando lugar a formas probablemente muy diversas en cada lugar, adaptadas a sus características biofísicas, a sus propios recursos, a su propio devenir socio-político-económico; es decir, volveremos a lo que fue la norma durante el resto de la historia de la humanidad. Lo que venimos llamando muchos El Colapso será en realidad un prolongado proceso de colapsos mayores y menores, aquí y allá, hasta que un mundo totalmente nuevo emerja de las cenizas del capitalismo industrial. Un mundo que será terrible o esperanzador también según el lugar y el momento. Un mundo que tenemos que construir en cada lugar desde ya mismo. El colapso ha comenzado: el nuestro y el de millones más.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Lo último de Colapso