/

La tecnología desenmascarará a los políticos

Los políticos de uno y otro signo se han arrogado a lo largo de la Historia el poder mágico de conocer e interpretar la voluntad popular, que se convierte en sus manos una y otra vez en una excusa, un instrumento para justificar sus actuaciones sectarias.

Pero ya no necesitamos sacerdotes que interpreten por nosotros las señales mistéricas e inexcrutables del mito de la Voluntad Popular: por primera vez la gente puede conocer lo que opina la gente sobre un determinado tema -o sobre todos los temas- sin INTERvención ni INTERferencia de charlatanes INTERmediarios, que sólo buscan tergiversar esa opinión y manipularla -cuando no directamente inventarla- en función de sus intereses inconfesables. Un partido que quiera lograr un objetivo X alegará sistemáticamente «¡La gente quiere X!», nunca «Nosotros queremos X» o «Aquellos para quienes realmente trabajamos quieren X». Desmontemos esa recurrente mecánica argumentativa y habremos desenmascarado a los partidos políticos para siempre.

Sólo necesitamos una tecnología neutra y verificable, inmediata y ubicua, en manos de un control ciudadano independiente, para que todos podamos saber lo que opina/piensa/demanda el Grupo, sea este el municipio, la región, el país o -¿por qué no?- el Mundo. Esa tecnología básica para lograrlo está ahí y se llama Internet: sólo hay que aplicarla a este objetivo. De hecho Internet ya ha supuesto la desaparición de otras figuras de intermediación, en el terreno comercial, y está resquebrajando los cimientos de otras arcaicas econoestructuras, como la de la propiedad intelectual. Es hora de que le toque el turno a los obsoletos intermediarios de la estructura política.

Una vez que podamos tener acceso de primera mano a conocer por nosotros mismos esa Voluntad Popular, los partidos quedarán como el Rey Desnudo del cuento de Andersen, con sus vergüenzas y mentiras a la vista de todos. Su poder se difuminará del mismo modo que se desvaneció en la bruma de la historia antigua el de los chamanes y sacerdotes que intermediaban entre los hombres y la inaccesible Verdad Divina, cuando la Ciencia y la Razón se abrieron paso en las mentes, liberándolas de la tiranía del Mito.

Y si este giro revolucionario no termina abocando sencillamente a los partidos a su extinción, cuando menos les obligará a un ejercicio profundo de expurgación y transición dolorosa hacia otro paradigma, más humilde, más de tipo propositivo, y alejado de sus actuales justificaciones falaces asentadas en una permanente violación y usurpación de la verdad y de las voces de cada uno y una de nosotros.

Publicado anteriormente en D-3.info

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Lo último de En castellano