/

De obligatoriedades y vacunas

Mohamed Hassan. Fuente: Pixabay.
Me quieren obligar a mí, y a ti, y a tu vecina, y a tu niño, a vacunarnos, porque no sé a quién dicen que ponemos en peligro.

Pero me pregunto yo por qué antes no obligan a las farmacéuticas a liberar las patentes de sus vacunas, ya que negarse a hacerlo está poniendo obviamente en peligro a miles de millones de personas.

Me pregunto por qué no obligan también a los países ricos a dejar de acapararlas y a cedérselas a los países empobrecidos, ya que su comportamiento egoísta está obviamente poniendo en peligro no sólo a los habitantes de dichos países sino también, de rebote, a los de los nuestros, como se está viendo con las variantes que surgen en países donde el virus circula, se replica y muta con menos trabas.

Y me pregunto también por qué no obligan a las autoridades sanitarias a acelerar los ensayos clínicos necesarios y las autorizaciones precisas para los tratamientos curativos y preventivos, cuyo retraso y relegación con respecto a las vacunas, está obviamente costando muchas vidas.

Si abordásemos esas obligatoriedades no haría falta ni que se nos pasase por la cabeza la idea de obligar a nadie a ponerse una inyección.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Lo último de En castellano